La anestesia en Husse

La anestesia es un proceso delicado en el que hay que tener muy controlado al paciente, es lógico que nos infunda respeto, al fin y al cabo se trata de una intoxicación del sistema nervioso central que luego ha de revertirse. Pero con este artículo esperamos resolver muchas dudas, mostraros como se encuentran nuestros pacientes en quirófano y así conozcáis todo este proceso más de cerca.

La palabra anestesia siempre da miedo, pero si contamos con personal entrenado y familiarizado con esta rama y con los pacientes cuidadosamente monitorizados, se convierte en un proceso muy controlado, facilitando la labor del cirujano y dando plena confianza a los clientes que cada día dejan a sus mascotas en nuestras manos.

 

El anestesista se encarga de mantener al paciente estable y sin dolor intra y postquirúrgico, vigilando en todo momento sus constantes vitales y disponiendo de una vía permeable para administración tanto de fluidos como de fármacos.

En CV. Husse utilizamos lo que se denomina una anestesia balanceada, es decir utilizamos una combinación de varios tipos de fármacos a dosis mínimas, para como su propio nombre indica: balancear los efectos beneficiosos y efectos perjudiciales de cada fármaco y de esta forma, mantener al paciente en óptimas condiciones para la cirugía. Esto nos permite realizar un protocolo para cada paciente según su edad, carácter, patologías previas y cirugía a la que va a ser sometido.

 

Con la ayuda del monitor podemos controlar la frecuencia cardíaca visualizando en todo momento la onda de electrocardiograma, la frecuencia respiratoria la concentración de CO2 espirado y su onda de capnografía, la reinhalacion de CO2, la presión arterial, la saturación de oxigeno y la temperatura corporal.

Todo esto es muy importante para valorar al paciente y supervisar que todo va correctamente o detectar posibles complicaciones anestésicas de forma rápida.

 

Además la monitorización nos ayuda a identificar de forma previa las complicaciones que puedan surgir ya que conocemos todas las constantes vitales en todo momento, por lo que habrá que recopilar toda la información que nos da y conocer perfectamente todos los fármacos y cómo se puede comportar nuestro paciente para manejar cualquier situación anestésica o quirúrgica con la serenidad necesaria.

De todos los pacientes anestesiados se rellena una hoja de posibles fármacos a utilizar durante el proceso, tanto relajantes musculares o analgésicos a suministrar durante el proceso como fármacos importantes en momentos de urgencia como pueden ser la adrenalina o la atropina.

Hay estudios que han demostrado que si la persona encargada del manejo anestésico está entrenada y existe una buena monitorización las complicaciones anestésicas se reducen considerablemente.

Para manejar esas complicaciones a todos nuestros pacientes les colocamos un catéter intravenoso, que nos permite un acceso rápido a la circulación para inyectar cualquier tipo de fármaco necesario. Además de mantener una infusión continua de suero necesaria para mantener una presión adecuada y poder modificar el volumen con los requerimientos de cada paciente, evitando y solucionando posibles hipotensiones y manteniendo buena perfusión en sus órganos vitales.

 

La evaluación preoperatoria (tanto el examen como la analítica que recomendamos para conocer estado de órganos internos como riñón e hígado y diagnosticar posibles anemias o infecciones) y conocer a nuestro paciente son aspectos muy importantes del acto quirúrgico y anestésico, pero la monitorización es fundamental para comprobar el estado respiratorio y hemodinámico de nuestro paciente, que al encontrarse bajo el efecto de los fármacos puede sufrir efectos secundarios no deseados ya que todos son depresores cardíacos y respiratorios. Por ello es recomendable realizar una analítica sanguínea para valorar el correcto funcionamiento de los órganos internos, así como una buena exploración general.

El factor limitante de una anestesia no es la edad, sino la salud de nuestro paciente. En nuestro centro veterinario además de utilizar una anestesia balanceada a dosis muy seguras, vuestras mascotas están controladas en todo momento. Todos los días se interviene en quirófano desde el cachorro más joven hasta el abuelito más mayor. Nunca se está exento de riesgo y menos en estos procesos, incluso hay pacientes de emergencia que han de entrar en quirófano en el momento, con el tiempo justo para estabilizarle, pero en Husse contamos con el personal y los medios adecuados para dar la mayor seguridad en quirófano a nuestros amigos de cuatro patas.

 

 

Si tienes cualquier pregunta no dudes en consultarnos.

Centro Veterinario Husse
976 249 505
Cuarte de Huerva. Zaragoza