Nuestra mascota y su salud dental

Al igual que las personas, nuestras mascotas necesitan tener una buena higiene bucal. Su boca y sus dientes se llenan todos los días de bacterias y restos de comida que constituyen la placa y finalmente forman un material duro como cálculos que llamamos sarro.

Existen varios factores que pueden favorecer la aparición de la enfermedad periodontal:

  • La calidad del esmalte y el ph de la saliva
  • Las razas de perros pequeños tienen los dientes más juntos y esto hace que sea más fácil el depósito de placa bacteriana y restos de comida, incluso alguno de estos perros presenta retención de piezas de leche, que contribuye más aún a la formación de sarro.
  • Razas braquicéfalas y pacientes que presenten maloclusión de sus mandíbulas.
  • La alimentación también es un factor importante,  perros que se alimentan con alto porcentaje de dieta húmeda o dieta casera.

 

La mala higiene de la boca de nuestro perro puede suponer consecuencias. Unas más molestas que otras pero todas son importantes:

  • El mal aliento o la halitosis es la que más percibimos porque es un olor molesto, que debemos considerar como un signo de enfermedad, aunque no siempre es debido a una enfermedad periodontal.
  • Existe inflamación y retracción de la encía, que va dejando al aire las raíces dentales expuestas a las bacterias que pueden llegar a hueso alveolar con más facilidad, originando abscesos, fístulas y úlceras.
  • El dolor es uno de los signos que más podemos notar en nuestra mascota y que no es para nada agradable ver cómo le cuesta comer sobre todo la comida seca y tendemos a darle dieta casera o húmeda, pero no es la solución porque el dolor va a seguir ahí y hasta que las piezas no se extraigan o el absceso, la infección o la retracción e inflamación de la encía desaparezca no va a desaparecer.
  • Además puede existir una traslocación bacteriana que tendría graves consecuencias, ya que el camino que suelen seguir las bacterias de la boca por el jadeo constante de los perros, (ellos no tienen mucha extensión para eliminar el sudor y es su método para contrarrestarlo) es ir al corazón, originando una endocarditis.

Como vemos, los dientes no se caen solos sin antes originar una grave infección, mal aliento, incluso fístulas o fracturas patológicas de la mandíbula por osteolisis u otras graves enfermedades.

El procedimiento que seguimos para eliminar el sarro es muy parecido al que se utiliza en las personas y empieza por el uso de ultrasonidos para retirar la placa y los cálculos formados sin dañar el esmalte ni la superficie del diente. Antes de seguir, evaluamos el daño y medimos la retracción de encía, la furca y la exposición de raíces viendo las piezas no funcionales que han de ser extraídas. Y por último realizamos un pulido de todas las caras del diente quedando con un aspecto sano y empezando desde cero con la higiene y prevención de esta patología.

 

Pero con unos buenos hábitos podemos prevenir la formación de sarro y sus consecuencias:

  • Podemos realizar un cepillado periódico con pasta de dientes especial para tu mascota. Además de la limpieza mecánica con el cepillo, si nuestro perro no tolera el cepillado existen pastas enzimáticas que realizan además una limpieza química por lo que no hace tanta falta el cepillado y no ocurre nada si la ingieren.
  • Existen también juguetes para morder y de esta manera ayudar a la limpieza mecánica.
  • También juega un papel importante la alimentación, no sólo el pan duro, los huesos o barritas para los dientes nos ayudan con este problema. Sabemos que los perros que toman pienso seco, realizan inconscientemente una mejor limpieza de la boca que los que se alimentan con dieta casera o húmeda. También existen piensos específicos para la salud bucal de las mascotas, éstos, por la estructura de su bola, engloban mejor el diente y reducen la acumulación de sarro y la oxidación.
  • Además contamos en el mercado con productos y enjuagues antisépticos que ayudan a la prevención de esta enfermedad y por lo tanto el mal aliento.

Si la enfermedad periodontal ya está muy avanzada y tenemos un cálculo duro ya formado, con retención de encía y raíces expuestas, sólo es efectiva la limpieza de boca bajo anestesia, incluso con alta probabilidad de que haya pérdida de piezas dentales que ya estaban desprendidas casi del hueso pero se mantenían adheridas por el exceso de sarro. Evidentemente cuanto más avanzada esté la enfermedad periodontal, más pérdida de piezas habrá.

Las encías, en condiciones normales, no deben sangrar al comer pienso, por lo que si esto ocurre es un indicador de inflamación gingival. La edad del animal no es el factor determinante a la hora de hacer una anestesia, sino el estado de salud del animal, por ello recomendamos realizar una analítica básica preoperatoria. En Husse utilizamos protocolos anestésicos muy seguros y el paciente está monitorizado en todo momento e intubado para recibir anestesia y oxígeno y para evitar que el agua de la limpieza o los restos de suciedad entren en cavidad respiratoria. Además prescribimos siempre una antibioterapia adecuada pre y postlimpieza para evitar complicaciones infecciosas.

 

Si tienes cualquier pregunta no dudes en consultarnos.

Centro Veterinario Husse
976 249 505
Cuarte de Huerva. Zaragoza